Archivo mensual: febrero 2011

Poema de Jorge Guillén

  CIMA DE LA DELICIA

¡Cima de la delicia!
Todo en el aire es pájaro.
Se cierne lo inmediato
Resuelto en lejanía.

¡Hueste de esbeltas fuerzas!
¡Qué alacridad de mozo
En el espacio airoso,
Henchido de presencia!

El mundo tiene cándida
Profundidad de espejo.
Las más claras distancias
Sueñan lo verdadero.

¡Dulzura de los años
Irreparables! ¡Bodas
Tardías con la historia
Que desamé a diario!

Más, todavía más.
Hacia el sol, en volandas
La plenitud se escapa.
¡Ya sólo sé cantar!

      ”Cima de la delicia” se trata de un poema de Jorge Guillén, perteneciente a la Generación del 27, recogido en el primer Cántico del autor. En su obra desarrollará la poesía pura, que se basa en la búsqueda del poeta de la palabra exacta para transmitir sus ideas, utilizando una gran belleza en el lenguaje empleado.

      Frecuentemente mediante la poesía se expresa la tristeza, la melancolía y el dolor, pero el tema de este poema es opuesto: entusiasmo ante la belleza del mundo, alegría de estar vivo. Tal optimismo está presente a lo largo de Cántico (obra en la que se encuentra el poema), y es característico del autor.
      El poema está compuesto por cinco estrofas de cuatro versos heptasílabos (de arte menor); presentan rima asonante, en una ordenación innovadora y cuidada: abba en las dos primeras estrofas, abab en la tercera, baab en la cuarta y, en la quinta y última, aaaa. El hecho de que todos los versos comiencen por mayúscula constituye una recuperación de una forma antigua, utilizada por el autor para otorgar mayor identidad a cada verso.

      Desde el primer verso emplea exclamaciones para expresar su colmo de goce, centrando ya el poema (”¡Cima de la delicia!”, ”¡Ya solo sé cantar!”). En el segundo verso aparece una exageración”Todo en el aire es pájaro”, que puede evocar la visión  del poeta de bandadas de pájaros que llenan el cielo, pero va más allá: todo lo que divisa en ese momento el poeta parece poder volar, ascender en el aire. 
       En el verso 6 confiere una cualidad humana al espacio, es decir, una personificación (”alacridad de mozo/ En el espacio airoso / Henchido de presencia”)   alacridad consituye un cultismo, y significa alegría y presteza del ánimo para hacer algo, por lo que es común en la juventud; descrive así un aire joven, lleno de realidades plenas.  
      Toda la cuarta estrofa refleja el interior del poeta, una reflexión sin resentimiento del paso del tiempo; una variante de la antítesis, el oxímoron (”Dulzura de los años / Irreparables”, ”Bodas / Tardías con la historia / Que desamé a diario”) se produce la unión de términos contradictorios, tanto la dulzura como las bodas anulan el sentimiento negativo de la fugacidad del tiempo y el pasado. Jorge Guillén se encuentra reconciliado con su tiempo, y demuestra ser capaz de aceptar, no como muchos otros autores, el irreparable paso de los años.

      La sensación de plenitud, placentera, que rebosa la última estrofa, constituye el remate perfecto. La actitud vital y agradable que el autor es capaz de transmitir me resulta ejemplar, y más aún actualmente, en esta época de angustias y exámenes opresivos.
      Cima de la delicia me ha resultado una bocanada de aire fresco, optimista y relajante.